Vivimos en una eterna incertidumbre, y la única forma de asumir esa incertidumbre es a través del arte.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Encuentro un buen refugio en las palabras
Siento el calor del alma de las cosas.

Me saludan todas las ánimas,
me abrazan las nanas
      y los cuentos
           escritos con polvo sal y sangre
de todas las viejas culturas

Todo lo contado y lo vivido,
lo callado y lo olvidado.
se duerme en mi regazo

Me mira desde el papel
toda la vida
que ha navegado
por las venas de la tierra

Todas las aguas cruzadas en patera
y los ojos llenos de muerte
me vienen a ver cuando escribo.

Y me estremezco
y lloro
y río.
Porque entiendo la canción
que me quieren cantar las palabras.

Con esa música tan lúgubre
del eco
de mil voces
rugiendo al unísono.




lunes, 27 de febrero de 2017

Un poema



Quiero escribir un poema para hacer crecer los árboles, una canción para mover las estaciones eternas que hielan los corazones de la gente. Quiero escribir las palabras exactas que encajen con el sentido-sin sentido en el que nos movemos constantemente. 

Es posible que no halle nunca el color exacto que alegre todas las miradas. Pero me encuentro en un vuelo inmenso en el azul, y no tengo intención de pararme.

He transmutado.

Mi alma se ha alejado del suelo.

Y escribo estas frases para la nube sabiendo que es estúpida la dimensión material en la que nos movemos, que son efímeras y huecas las emociones que nos provocan los “likes” o los “followers”, ¿qué buscamos cuando nos buscamos a través de la vida expuesta de otros?

No es una carta de renuncia porque aún continúo en esta dimensión. Es una toma de conciencia de la estupidez de las pantallas y el sinsentido al que hemos llegado unos y otros en esta guerra eterna  que se libra más allá de las fronteras de nuestra comodidad utópica.

Puede que con tanta verborrea se pierda el sentido estricto de este manifiesto a la vida.

Pero es igual.

No son palabras para nadie.
Son palabras para mí.

Para mí.

Y sigo queriendo escribir un poema que haga crecer los árboles, y el amor. El amor.
El amor.

Que es el único material eterno capaz de avivar el fuego que nos mantenga con vida.


Y nos libre de la muerte mental, la castidad moral, el comportamiento robotizado.